SEPTIEMBRE 2004
Dejar los pañales
Si bien los padres a menudo piensan en sus propias dificultades cuando entrenan a sus hijos para dejar los pañales, lo que experimenta el niño durante el proceso de aprendizaje puede ser más agobiante.
VER COMENTARIOS DE LECTORES [ 37 ]
 
[4]

Desde el punto de vista de un niño
Desde su punto de vista, al chico se le exige renunciar a una parte de sí mismo cuando usa el inodoro; es algo que él ha hecho y debe dejarlo en un lugar arbitrario y, generalmente, inconveniente. Usar el baño significa interrumpir el juego, que es la mejor parte del día para él, para dedicarse a una actividad que lo desorganiza y le lleva tiempo.
Luego, tu hijo tiene que soportar la humillación e incluso el terror de que su preciosa producción se vaya por el inodoro para no verla nunca más. Las demás cosas que él hace se exhiben con orgullo en la puerta de la heladera. ¿Por qué esta tiene un destino tan

 

diferente? De este proceso se derivan algunas preguntas inquietantes: ¿podría el resto de él tener el mismo destino? Si cae al inodoro, ¿no lo tragarán también esos ruidosos remolinos de agua y nunca más se sabrá de él? ¿Adónde va exactamente todo eso? ¿Qué hay más allá del inodoro? ¿Habrá un monstruo allá abajo, listo para agarrar su colita en cualquier instante?
Después de evacuar con éxito, se ve forzado a limpiarse (¡ufa!) y luego a lavarse las manos, tarea que pocos chicos realmente disfrutan. Después, tiene que luchar para subirse los pantalones correctamente, sin torcerlos y con cada pierna en el agujero correspondiente. Resulta aún peor si sus pantalones tienen broches, cierre o botones. (En su apuro por terminar su tarea y volver a jugar, la mayoría de los chiquitos aprenden rápidamente que subir un cierre puede ser un asunto muy riesgoso.)
Si mojó o manchó levemente su ropa interior porque cometió un error de coordinación, entonces tiene que volver a ponérsela y esperar que los adultos no lo noten, o bien, enfrentar el sermón. Si ellos se dan cuenta, significará que tendrá que reconocer un fracaso parcial y exponerse a las miradas de decepción de quienes parecen darle tanta importancia al asunto. Él quiere complacer a mamá y a papá y se pregunta si lo seguirán queriendo en caso de que no pueda terminar esta molesta tarea de forma correcta. Era tan fácil dejar que los pañales se hicieran cargo... ¿Por qué toda esta preocupación y perturbación ahora, si la vida era tan simple antes?
Tantas cosas que recordar, riesgos que correr y tiempo que dedicar, sólo para complacer a quienes más quiere. Para él, todo parece tan extraño, complicado, inquietante y lleno de posibilidades de fracaso. Cumplir con todo es realmente un logro tremendo de su parte. ¡Sin duda se sentirá fantástico cuando deje los pañales completamente! Reconocé y apreciá lo que hizo para complacerte a vos y, en última instancia, para sentirse bien con él mismo.

El entrenamiento
El entrenamiento para el baño es un proceso bastante simple, compuesto de varias etapas que tu hijo podrá dominar en unos días o en unos meses. Es probable que, si esperás hasta que tu hijo esté listo, el proceso resulte mucho más fácil para ambos. Éste es un proyecto de tu hijo, no tuyo.
El entrenamiento completo para que tu bebé deje los pañales está compuesto de las siguientes etapas: explicarle a tu hijo lo que esperás de él, que tu hijo te avise que tiene que ir al baño, desvestirse, hacer, limpiarse, vestirse, tirar la cadena y lavarse las manos. Cada etapa llevará tiempo. Por lo tanto, es importante reforzar el éxito de tu hijo con elogios cada vez que complete una etapa. El momento de pasar a la siguiente etapa dependerá del tiempo y del dominio que el chico haya alcanzado en la etapa anterior. Si bien es cierto que el objetivo a largo plazo es importante, los pequeños logros también lo son. Acordate que, al principio, el éxito radica en que tu hijo entienda para qué sirve el baño, no en que domine todo el proceso. Para indicarle qué es lo esperás del él, seguí estos pasos:
1. Comprá una pelela. Muchos chicos se sienten más seguros en una pelela que en el inodoro del baño. Esto se debe a que, cuando se sienta en la pelela, puede poner los pies en el piso, lo que lo hace sentir seguro, sin miedo de caerse al suelo o dentro del inodoro. Si tu hijo le tiene miedo a la pelela, no lo obligues a usarla. Suspendé el entrenamiento por uno o dos meses. Dale tiempo para que se acostumbre a la idea de usar la pelela y para que se sienta cómodo con ella.
2. Permití que tu hijo se familiarice con la pelela. Antes de empezar a usar la pelela, dejá que tu hijo la mire, la toque y se sienta cómodo con ella. Además, presentasela y decile que es su propia pelela.
3. Poné la pelela en un lugar conveniente para tu hijo. No es necesario que la pelela esté sólo en el baño. Dejala en el cuarto de juegos, en el patio o en cualquier lugar donde juegue tu hijo, para que pueda usarla cuando tenga ganas.
4. Para empezar, dejá que tu hijo se siente en la pelela una vez por día, completamente vestido, para que se acostumbre. Además, dejalo que se pare de la pelela en cualquier momento. Nunca lo obligues a quedarse sentado durante mucho tiempo.
5. Cuando tu hijo se sienta cómodo al estar sentado en la pelela vestido, hacé que se siente sin ropa. Ésta es la siguiente etapa lógica que le permitirá acostumbrarse a la idea de desvestirse antes de ir al baño.
6. Cuando se haga caca en el pañal, dejá que te vea dejar caer la caca en la pelela. Esto lo ayudará a entender que es ahí donde debe ir a parar. Explicale a tu hijo que ese es el lugar para el pis y la caca; tu hijo debe entender la importancia de poner cada cosa en su lugar.
7. Tené paciencia y sé positivo. Tal como ocurre con todas las habilidades recién adquiridas, con el tiempo, tu hijo dominará el entrenamiento para el baño.

Otras sugerencias útiles:

·
Vestí a tu hijo con pantalones sueltos y fáciles de sacar. Enseñale a vestirse y desvestirse para cuando tenga que usar la pelela. Cuando el chico se sienta cómodo sentado en la pelela con la ropa puesta, probá sin ella.
·
Fomentá la imitación. Podés ponerlo a tu lado, sentarte en el inodoro y dejar que él también se siente en su pelela.
·
Permitíle que haga sus necesidades sentado. Al principio, tanto los nenes como las nenas deben aprender a usar la pelela de esta manera. Si los nenes aprenden a hacer pis parados, es probable que después no quieran sentarse para hacer caca.
·
Observá las señales de tu hijo. Muecas, gruñidos, posturas u otros comportamientos no habituales podrían indicarte en qué momento tu hijo necesita evacuar. Cuando lo veas hacer estos gestos, preguntale si está listo para ir al baño.
·
Preguntale si quiere que lo ayudes a sacarse los pantalones, para que pueda andar desnudo. Preguntale, cada hora, si tiene ganas de ir al baño. No se lo recuerdes, salvo que él quiera que lo hagas.
·
Felicitá a tu hijo. No te olvides de felicitarlo cuando él te avise que necesita usar la pelela, independientemente de si fue necesario que vos se lo recordaras o no.
·
Dejá que tu hijo tire la cadena, pero sólo si quiere hacerlo. A algunos niños no les gusta el sonido del baño o les asusta, por eso asegurate de prestar atención para detectar si tu hijo siente ese temor. Además, intentá tranquilizarlo si lo perturba el hecho de que su caca desaparezca al tirar la cadena.
·
Cuidá la piel del nene. Durante esta etapa, la piel de tu hijo tiene el mismo riesgo de desarrollar rozaduras por la humedad o por la exposición a las heces que cuando era chiquito. Para mantenerlo limpio y seco, podés cambiarle la ropa en forma regular. No lo dejes con la ropa sucia como parte de tu método de entrenamiento para el baño.
·
Empezá a considerar la posibilidad de comprarle ropa interior. Una vez que tu hijo haya aprendido a usar bien la pelela, varias veces por día, quizás esté listo para empezar a usar ropa interior. Al principio, ponesela sólo durante algunos momentos del día. Asimismo, como los pañales son muy tranquilizadores, no te apresures a sacárselos. Si bien es cierto que los pañales de entrenamiento descartables o no descartables pueden utilizarse durante la transición de los pañales a la ropa interior, no es recomendable usarlos como una etapa inicial del entrenamiento para que tu bebé deje los pañales; más bien, pueden ser útiles cuando tu hijo demuestre que está listo para hacerse cargo del proceso por sí mismo.
·
Ponete de acuerdo con las otras personas que cuidan a tu hijo. Asegurate de coordinar tus planes de entrenamiento para dejar los pañales con cualquier persona que esté con tu hijo durante el día (niñeras, abuelos, personal de la guardería, etc.). Es importante que ellos tengan clara la forma en que vos querés entrenar a tu hijo para el baño. Esto permitirá que el chico reciba el mismo mensaje durante el día, cuando vos no estás en casa, que a la noche y el fin de semana, cuando sí estás con él.
·
Preparate para enfrentar algunos "accidentes". Durante este proceso de aprendizaje, es normal que, de vez en cuando, ocurra algún accidente y que tu hijo aguante hacer pis y caca. Si el chico aguanta constantemente sus deposiciones, es probable que haga caca dura, lo cual hará que le resulte doloroso ir al baño. Para mantener las deposiciones blandas, podés consultar a su pediatra. Cuando haga caca más blanda, tranquilizalo y decile que cuando trate de hacer no le va a doler. También es una buena idea darle mucha agua y alimentos con un alto contenido de fibra (acordate que los chicos aprenderán del ejemplo de sus padres, así que vos también deberías comerlos). Esto contribuirá a mantener blanda la caca de tu hijo a largo plazo.

ø por SUZANNE DIXON, DOCTORA EN MEDICINA PARA EL INSTITUTO PAMPERS.


Agradecemos al Instituto Pampers su generosa colaboración al aportar este material para su publicación en www.kidsenlaweb.com.ar

Objetivo del Instituto Pampers
El compromiso del Instituto Pampers consiste en entregar a los padres lo mejor en cuanto a información y apoyo de los principales expertos del mundo en el área de la salud y el desarrollo infantil. Estos renombrados profesionales trabajan conjuntamente en programas innovadores, en alianzas con importantes organizaciones profesionales y proporcionan lo más reciente en investigaciones que conciernen a los hijos y sus padres.
El IP (siglas del Instituto Pampers) patrocina diversos programas que llegan a un amplio público de padres y profesionales de la salud. Su área de comunicaciones de sitios Web incluye el sitio Pampers.com y las páginas para padres, serie de boletines para el cuidado de los hijos separado por etapas.

 

Comentarios de Lectores
ÚLTIMOS 03 COMENTARIOS RECIBIDOS
MENSAJE 37
16 DE JULIO DE 2012
ALBERTO VIUDEZ - 35 AÑOS
Hola, muy buena la nota. En mi caso, mi hija tiene 3 años y 8 meses y se hace pis encima, tanto durante el día como de noche. Ella dejó los pañales hace bastante, sin embargo tiene frecuentes "accidentes". Incluso en ocasiones, al ratito de preguntarle si tiene ganas de ir al baño, luego de responder que no, que ella va a avisar, la notamos mojada. Me pueden recomendar algún método para evitar esto, o solo debemos tener paciencia? Gracias.
RESPUESTA
21 DE JULIO DE 2012
EL EQUIPO DE KIDS EN LA WEB
Hola Alberto! Te sugerimos que hagan una consulta con el pediatra para descartar que no haya algún inconveniente fisiológico de control de esfínteres. Un saludo grande!
MENSAJE 36
30 DE MAYO DE 2012
NATALIA TORRES - 35 AÑOS
Hola, mi hija de 2 años comenzo hace unos meses a dejar el pañal, como que a modo de juego y por ver a la prima ella pidio bombacha, me pide que le compre y hasta tiene preferidas. Durante el dia el pis lo maneja perfectamente, en casa, en el jardin comenzo hace poco, e influyen otros factores, como los baños lejos o una sola maestra que a veces no llega a llevarla, pero va bastante bien. Yo no tengo apuro a que aprenda, de hecho pensaba esperar pero si ella lo pidio me parecio bueno responder a su demanda. El tema es la caca, las primeras semanas estuvo todo bien, de hecho avisar antes de hacer avisa, hasta va corriendo sola al baño, pero con la caca de golpe paso a ser algo como traumatico, no quiere ni pañal, si sentada, ni pelela ni nada, se angustia y me pone muy mal no encontrar que hacer. La abrazo le digo que no se preocupe, que todos hacemos caca que es normal, que despues limpiamos o que hacemos lo que quiera, pero llora y no le cuesta hacer. Se la muestro siempre y la hecho a la pelela, y aplaudimos igual y se calma. Las maestras me dicen que esta bien que eso va a pasar, pero no se que hacer volver al pañal, algun consejo?muchas gracias la nota y los comentarios han sido de gran ayuda.
RESPUESTA
5 DE JUNIO DE 2012
EL EQUIPO DE KIDS EN LA WEB
Hola Natalia! Por lo que contas estás acompañando bien a tu nena. Es lógico lo que está ocurriendo. Esa caca estuvo durante todo este tiempo formando parte del pañal que la envolvía y por eso 'desprenderse' no es sencillo. El control de esfínteres es un proceso de maduración fisiológica y emocional. Además de festejar cuando hizo caca y tirar en la pelela, podrías tirar la caca al inodoro y que ella apriete el botón a modo de 'despedida'. No descuides la alimentación, que debe ser rica en fibras para ayudarla y que no le duela al hacer caca. Seguí con paciencia que pronto va a lograr superar este momento que hoy parece tan difícil. BS!!!!!!
MENSAJE 35
8 DE MAYO DE 2012
CAROLA SANCHEZ DALMA - 34 AÑOS
Queria comentar, que tengo una hijita de 5 años. Al `principio con el tema del control de esfinteres todo parecia correr con las complicaciones "habituales". Muchos me recomendaron solo tener paciencia... y en realidad a los cuatro años iniciamos un tratamiento con una psicologa, que si bien sugeria tener paciencia pudo pensar sobre que cosas motivaban a rocio a expresare a partir de la retencion o expulsion del pis o la caca. y realmente nos encontramos ahora con este problema solucionado. yo no queria ir al psicologo con mi niña, "es muy chiquita, no estamos locas, son tratamientos eternos" pero realmente me di cuenta por la experiencia que acompañados por un buen profesional, uno puede solucionar pequeñas cosas que dejando pasar el tiempo pueden empeorar. Recomiendo a la lic tel 46319147.
site statistics
USUARIOS
CONECTADOS
OTROS SITIOS

GRATIS PARA CHICOS [Blog] | BUSCANDO COLEGIO | PLAZA KIDS [Para Chicos] | ME QUIERO